El trípode de Helena es un blog personal, es decir, yo soy el único que escribe en él. En la parte superior de la columna derecha, verán mi retrato y debajo una descripción fantástica (curiosamente muy real) de mi carácter. Todo junto es Bisutería barata... A continuación, en Oropel imperial están organizadas las entradas según los temas recurrentes. Lo que hay es simplemente el fichero del blog. Siguen dos listas: Cinefilia y Bibliomanía, cuyos fines son fáciles de suponer. Luego, otras dos secciones Hits del blog y De uno en uno cuyas funciones están (para variar) demás definir.
Si a alguno de ustedes le intriga el título del blog, de click aquí o busque la respuesta en el "oropel" de Relatos. Si están interesados en descubrir más acerca de la sugerente imagén del encabezado, entren aquí o revise la primera entrada del "oropel" Pintura.
En fin, los saludo y les exijo que si tienen algo que decir, sea para bien o para mal, háganlo escribiendo algún comentario.

martes, 29 de junio de 2010

Contra (San) Marcos


Dicen que en el Mar Muerto
Los peces
-si los hubiera-
No nadan,
Flotan sobre la superficie
Hasta ahogarse
Por el aire que inhalan

Dicen también que en el Mar Muerto
Hay tanta sal como la que
Reunida
Han de tener todos los Océanos

Y últimamente andan diciendo
(este es el rumor más extendido)
Que el Mar Muerto
Lo atravesó a pie él que venía del Desierto,
Pero nadie se atreve a suponer
Que tal vez era el Gran Pez
De forma humana
Y que simplemente flotaba
Reseco, en el agua,
De tanto aire
Aspirado.

(Nota del 20.07.2010

Según Zósimo
la única
que lo hizo
fue una mujer
siglo IV
dead).

I Encuentro de jóvenes investigadores en Literatura peruana

Hola, adjunto el programa de este evento que se desarrollará en el Auditorio de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas de San Marcos. Espero que se animen a ir.


UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS
FACULTAD DE LETRAS Y CIENCIAS HUMANAS
INSTITUTO DE INVESTIGACIONES HUMANÍSTICAS
ESCUELA ACADÉMICO PROFESIONAL DE LITERATURA

“I ENCUENTRO DE JÓVENES INVESTIGADORES
EN LITERATURA PERUANA”

Programa

LUNES 5 DE JULIO DE 2010

3.30 p.m.
Inauguración

Dr. Jorge Valenzuela Garcés, Director del Instituto de Investigaciones Humanísticas de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas de la UNMSM.

Lic. Manuel Larrú Salazar, Director de la Escuela Académico Profesional de la Facultad de Letras de la UNMSM.

Presentador: Dante Ramírez La Torre

3.45 p.m. a 5.30 p.m.
Mesa 1 La novela peruana: nuevas aproximaciones

Lorena García Pizarro (UNFV) La ironía, eje estructura en la novela Redoble por Rancas.
Jorge Ramos Cabezas (UNMSM) Una lectura de Los geniecillos dominicales de Julio Ramón Ribeyro.
Víctor Huamalíes Chirito (UNFV) Los indios y la esperanza trágica de la modernidad en la novela Lázaro de Ciro Alegría.
Dante Ramírez La Torre (UNMSM) La poética neorrealista en El sexto: la construcción de la marginalidad.

Moderador: Daniel Carrillo Jara

5.30 p.m. a 7.00 p.m.
Mesa 2 La generación del cincuenta en debate

César Augusto López Núñez (UNMSM) Dejar de ser para estar: Notas sobre la poética de Enrique Congrains en Lima, hora cero.
Lenin Heredia Mimbela (UNMSM) Conciencia de la crisis: visión del mundo en Prosas apátridas de Julio Ramón Ribeyro.
Douglas Javier Rubio Bautista (UNMSM) Transgresión e ideología: los lazos sociales tras la irrupción de lo real en Lima, hora cero de Enrique Congrains Martín.
Christian Elguera Olórtegui (UNMSM) Desvestir el poder: mirada y función del niño en El señor gallinazo vuelve a Lima, Los Íngar y La tierra prometida.

Moderador: Lenin Pantoja

Obsequio de diversas publicaciones a los asistentes al I Encuentro de jóvenes investigadores en Literatura Peruana.

MARTES 6 DE JULIO DE 2010

3.00 p.m.
Disertación central

Mg. Miguel Ángel Huamán (UNMSM) Consideraciones en torno a la investigación en Literatura Peruana

Presentador: Lisandro Solís

3.30 p.m. a 5.00 p.m.
Mesa 3 Discursos marginales en la narrativa peruana

Sara Viera (UNMSM) El testimonio y los límites de la representación en Hijas de Kavillaca. Tradición oral de mujeres de Huarochirí.
Christian Espinoza Calle (UNMSM) La pulsión de muerte en la narrativa de José B. Adolph.
Daniel Carrillo Jara (UNMSM) La narrativa migrante de Gregorio Martínez.

Moderador: Lisandro Solís

5.00 p.m. a 6.30 p.m.
Mesa 4 Procesos literarios, narrativas dialógicas y campos intelectuales en la literatura peruana

Guillermo Gutiérrez Cuadros (UNMSM) Entre los límites de dos estéticas y el tránsito hacia una nueva era: Apuntes sobre la tensión entre la formación de la identidad peruana y el proceso emancipador a través de la literatura.
César Arenas Ulloa (UNMSM) Una Lima que se va. Composición dialógica y recepción poliacroática en Una novela limeña.
Lisandro Jesús Solís Gómez (UNMSM) Soy un rabdomante: la imagen del intelectual en los ensayos de Sebastián Salazar Bondy.

Moderador: Douglas Rubio

6.30 p.m. a 7.00 p.m.
Sesión de clausura

Dr. Jorge Valenzuela Garcés
Balance del I Encuentro de jóvenes investigadores en Literatura Peruana

Obsequio de diversas publicaciones a los asistentes al I Encuentro de jóvenes investigadores en Literatura Peruana.

domingo, 27 de junio de 2010

Supernova


El ingenio jonio iluminó al poeta

Homero besó los labios divinos
Del intrépido Odiseo
Con estas almibaradas palabras:

“Telémaco, hijo mío
No pidas de un siervo nunca talento
Mucho menos ingenio
Porque aquel que sucumbió a la servidumbre
No conserva más de la mitad de sus virtudes”

Ahora comprendo lo que es vivir en sociedad
Sabiendo lo obligado que estoy
En servir a los demás
Mi magín aterrada entonces aquilata
Lo opaca que puede ser el alma humana
Del bípedo común
Aunque se presente coloreada

Por eso mi corazón no se desgarra
Sintiéndose nulamente acompañado
Si mi existencia ya brillaba entre tanto esclavos
La profundidad de su luz la ha convertido
En una fulgurante antorcha de ígnea llama
Rodeada por los satélites oculares
De los Edipos que osaron
Posar su mirada
Sobre esta nueva
Estrella del Universo.

miércoles, 23 de junio de 2010

El Mao-Mao (o Crystal Renn en la portada francesa de Vogue)

[Está foto es como las que Dora Maar, la amiga de Picasso, tomaba de desnudos femeninos en los años 20 del siglo pasado]

Estoy escribiendo esto y para hacerlo le estoy robando un par de minutos a mi chamba. Escucho a La foca, un grupo argentino al que oí por primera vez durante el Festival de Cine de Lima del año pasado. Vos lejos de vos, así se llama el disco que me regaló el director de la pela. Otro argentino. Ya no escucho mucho a Cerati, a Charly, a Fito o a Calamaro. Voy al cine muy de vez en cuando y, para colmo, a ver sonseras de las que todavía no estoy curado. Nadie se muere por eso. Espero. Hoy salió el sol un poco y la casaca me queda más grande y desentonada que nunca. Todos vuelven del refrigerio y yo estoy en mi esquina siguiendo el Mundial desde el Twitter. Cuatro personas se juntan por el gol de Alemania. Digito adormecido por la sobremesa. Está semana he pensado ligeramente sobre algunas cosas. Sobre lo feliz que se ve la gente a través de sus profiles del Facebook. Sobre Feist y Adele. La verdad, poco me importa sí estoy haciendo bien o mal por comer, todas las mañanas a las 10, empanadas hechas con grasa de cerdo. O de haber asistido a casi todo el repertorio de los Yuyas sin sensibilizarme en vano (aunque me encanto esa adaptación que hicieron de las Coplas por la muerte de su padre de Manrique en Con-cierto olvido [2010]). La verdad, me da igual si estudio aquí o allá. He vuelto a la Ventana, a dos o tres funciones en esta semana que pasó. Mi correo de Hotmail está lleno todos los días de mensajes automáticos y no de saludos humanos. Y yo lejos de vos. Siempre así, lejos en Berlín, lejos de todos y hasta lejos de mí. Esa fue una paeziana. Eventualmente salen solas. Como mis "qué miedo". Según @reuters_science, los científicos pueden leer tu mente mejor de lo que uno mismo lo hace. La cuenta del teléfono ha subido bastante. Supongo que me echaran la culpa. Quiero salir de la molicie. Con la energía de Dany Umpi. Sus canciones escandalizan a mi abuela. Sobre todo esa en la que dice: hoy no voy a salir, me quedaré aquí, haré una fiesta en mi casa mirando MTV. No tengo Facultad. La nueva generación la ha tomado. Una vez la bautizaron como G. By-pass. Esos eran malos tiempos. Cae la gota. La otra noche tiré unos pedazos de ladrillo desde el techo de Letras para sabotear una reunión. Nadie se dio cuenta. Tenía la impresión de escuchar la banda sonora de Trainspotting (1996) como el fondo de mi escaramuza. Pongo play a la siguiente canción y es una de The Killers: Read my mind. Esa es mi respuesta para el tweet de la Reuters. La gente se reuné no sé donde para evitar la casa de las ballenas. Japón y Dinamarca están a favor. Una ONG pide firmas y fondos. Gracias al Magis Profesional aprendí recién cual es la diferencia entre un programa y un proyecto. Mi vida, se entiende, necesita de lo primero para salvarse. Y de indicadores precisos. Como el grado de alcohol en la sangre. O el grado de vergüenza en la cara. O de la cantidad de té de Arábica o de anticucho de Panchita que he comido. Hace unos días descubrí -con la ayuda de alguien- en You Tube un video sobre una cabra que tenía una máscara por lo que se le alejaban las otras. Y ella no entendía el rechazo. Esa cabra debería poder cantar como nosotros. Me la imaginó saltando con Stay Young o con alguna tonada indie de Los Campesinos! Viviría feliz con un cargo político. Al menos ya tiene la máscara. No debería expresarme tan a la ligera. No es que no me guste la política. Es que la vivimos como hace 100 años. Porque seguir practicándola anacrónicamente. Ha pasado por sobre la Modernidad y la Actualidad, como un puente, la Posmodernidad. Pero ya había pasado antes por otros lugares. Entre la Antigüedad y la Edad Media, tuvo otro nombre, el Helenismo. La pose posmoderna es una reactualización de la pose helenística, así como el Renacimiento lo es de la época clásica. Al menos en los terminos de Ernst Cassirer (sip, el papi de M. Bajtín y de M. Buber, los populares M&M). Que fenómeno más posmoderno que el Cristianismo en su origen. Muy a pesar mío sigo siendo Católico, Apostólico y Romano. Aunque no nací en Italia, ni me gusta su fútbol duro. Se fueron los griegos, pobre Adriano. Pero Adriano era español (sic). Anacronismos. Como las tomas. Procedimiento que tiene su modelo más celebre hace casi 221 años. La gente no recuerda que entre los que salieron libres de La Bastilla estaba el Marqués de Sade. Pasolini hizo una película muy buena inspirada en sus obras: Salò o le 120 giornate di Sodoma (1975). Todo lo que allí vi es lo que pienso de los que van a marchar, a protestar, a entrar al Rectorado, al Congreso, a las Naciones Unidas como representantes de los demás. Levanto el sombrero en señal de partida con una imagen: Buñuel en L'Âge d'or (1930), sobre el final, dice que en un castillo se encerraron los seres más desenfrenados de la tierra para someter a tiernas jovencitas a sus depravados instintos. Cuando pone la cámara frente a la puerta, salen uno a uno. Disfrazados de soldados romanos (creo) se despiden de alguien que esta adentro. Al final, sale el anfitrión, un hombre con manto blanco y cabello largo.
Juro por Dios que recuerdo haberle visto heridas sus dos manos.



P.D.: Recién acabo de caer en la cuenta de que el fondo de mi twitter tiene un mosaico hecho con la cara de Mao Tse-Tung (debe ser un influjo de la pela de Godard, Le chinoise [1967]) en un estilo bien, bien Warhol; además, estudio en San Marcos: Me llamo César Ernesto Arenas Ulloa, fundador de Glamorous Indie Party (GIP), (a) camarada Reaccionario.

martes, 22 de junio de 2010

Los cuatrocientos golpes


Mi película número 400 (desde que inicié la cuenta en el blog) fue un fiasco, lo único rescatable fue que el mal cine también te puede enseñar sobre el bueno.

P.D.: Pa`colmo era peruana. Se ve que seguimos haciendo güevadas.

Era

Era la primavera
Era la prima-vera
Era la prima Vera que venía por mí

Cuando yo estaba solo
Cuando yo estaba solo
Cuando yo estaba sólo pensando en ti

Sus brazos me decían
Sus brazos me decían
Sus brazos me decían que no ibas a venir

Su boca callaba
Su boca callaba
Su boca callaba porque no la iba a oír

Era un sepelio oscuro
Era un sepelio oscuro
Era un Sepelio oscuro enternado de marrón

Traía un alto sombrero
Traía un alto sombrero
Traía un alto sombrero hecho de cartón

Él me miraba a los ojos
Él me miraba a los ojos
Él me miraba a los ojos y era ciegó (sic)

Decían que estaba loco
Decían que estaba loco
Decían que estaba loco tanto como yo

Y en mi magín no había
Nada tan pintoresco
Como la escena de ese día
El día en que yo muriera

Y que tú arribaras a mi entierro
Y vieras los ojos de ese ciego
Y que te dijeran ellos que mi sepelio
No tenía razón

Por culpa de los abrazos
Que le daba la primavera
Cuando no te hallaba
Cuando simplemente tú…

domingo, 20 de junio de 2010

Hombres-relato (o será mujer?)

Existen
bajo determinas circunstancias
determinados sujetos
que viven
como contando sus vidas
(hombres-relato que les dicen)
a los otros
y que solo necesitan
el grado mínimo
y necesario
de caso.

viernes, 18 de junio de 2010

Madrastra

Se puso una máscara rosada
disfrazó con carne los huesos
y le pidió a los dioses que nadie viera
las costuras de sus pellejos.

Como parienta entró en esta mi casa
hermana, tía, prima, no importaba
lo único que quería
era ver mi sangre sobre las sábanas.

Pero yo tenía una espada
sabia enemiga de la mujerzuelas como ella
de resplandores bermejos
de sonrisas castañas.

Posose una noche en su almohadón
y mientras la luna reflejaba su apariencia
las alas delgadas de la muerte
volaron desde el firmamento de mis sueños
degollándola.

(Realmente un poema muy tortuoso, escrito en ese instante tan pletórico de odio que sólo conocen los asesinos, los actores y las mujeres. Estas últimas, sin excepción a la vista).

jueves, 17 de junio de 2010

"Qué bellas que son..." o mi vida teknicolor


Pasé un fin de semana desastroso que comenzó el jueves, día en que di un examen sobre algo que no había leído (pero lo estoy leyendo porque han tomado mi facu; sí, los "neosenderistas" de Letras) y me fui a tomar alcohol, con gente que no conozco mucho, a Derecho. Luego, ví a un amigo soltar moco y a otro abrazarlo y, por último, conocí a una biblioamiga a la que pensé que siempre le había caído mal. El viernes no amanecí en mi casa (no hubo sexo cervical tampoco), y no fui a la chamba, pero hice un tramité igual en Sedapal. De ahí, me fui a la cato con un broder a aprender como se hace una encuesta, después seguí tomando y entré a clases ebrio a exponer y a dar otro examen, esta vez, sobre algo que sí había leído previamente. En la noche desfallecí y en estado de coma, perdí el cel. Los padres de mi broder ya me tenían por un mantenido, así que salí de su casa y me dirigí a la mía al cabo de dos días fuera. Era sábado. Fui a la universidad al medío día. Comí en un mercado y me llené, renací en la tarde después de una jateada en la terraza que era de Educación. La tarde la pasé en un cuartito atiborrado de gente con la que empiezo a familiarizarme. No terminó de adoptarme el Diablo, y me fui con él/ella de ese lugar. Amanecí en casa del amigo de mi amigo que estaba de cumpleaños y los ví morir a él y a su negativo juntos y de formas predecibles. De pasada me contacté con un medio-hermano no reconocido y lo traté mal. Al final, el domingo, dormí todo el día. Y todo esto, me hizo recordar un vetusto poema del 2007 (todo esto y el chaufa asesino de ayer con dos amigos) que había creído olvidado for ever:

¡Qué bellas que son las mujeres hermosas!
Qué dulce el sabor de su almíbar púrpura
Púrpura de Tiro, rojo amarillo
Qué bellas que son las mujeres hermosas
Gitanas que palpan las manos siniestras
Buscando un romance, romance cruel
Qué bellas que son las mujeres hermosas
Cuando doblan pañuelos estampados de besos
Mientras sus suspiros estiran
Al ceñido corsé
Qué bellas que son las mujeres hermosas
Demiurgas astrales con caras de ángel
Estrellas fugaces
De algún cabaret
Qué bellas que son las mujeres hermosas
Dionisiacos ejemplos de estéticas formas
Del sol y la luna
Declaradas diosas

Qué bellas que son las mujeres hermosas
Cuando extinguen su reflejo
Sobre una laguna
A costa de que el agua
Inunde sus ojos
Y zozobre su alma
En ciudad Soledad

Pero sobre todo
Qué bellas que son
Las mujeres hermosas
Cuando conocen el alcance
De sus gráciles figuras
De sus lánguidas manos
De sus talones alzados
Sin haberlo notado, sin siquiera estudiarlo
Ni trágicas ni masculinas
Ni conscientes ni vivas
Son bellas siempre y cuando
No dejen nunca
De ser hermosas


Realmente, que bellas que son porque no lo dejan de ser jamás. Touché para mí mismo.

martes, 8 de junio de 2010

Credo textual

Para M. Bajtín (y su silla de ruedas)

El hombre dice aire
Y comienza a respirar
El hombre dice sol
Y se quema
El hombre dice canto, esperanza
Y comienza a vivir

El hombre dice espacio
Y está
El hombre dice hombre
Y es
El hombre dice tiempo
Y va

El hombre
Muy a pesar suyo
Vive de lo que dice
De lo que ha dicho
Y de lo que dirán
De él

O mejor aún
El hombre es ese extraño animal
Que tiene la fatídica costumbre
De alimentarse de sí mismo

O todavía mejor
El hombre no es un hombre
(Ni cosa similar)
Cuando está solo
Cuando se calla
Cuando no tiene
Otro lenguaje
Que su mudez

Tardes de Sardes

1

Tomadme en serio -por favor- cuando les digo que estoy bromeando.

De que nos sirve vivir en la Luna si es que soñamos todos los días con la Tierra; no sería más alto, más hermoso, más noble, inventarle un satélite a la Luna, una luna al satélite e imaginar que nosotros vivimos allí, simplemente, en la nada.

Y si polvo dicen que somos, si en eso creemos; porque no ser cometa en el firmamento, cabellera de estrellas, polvo de estrellas. Por que no ser la arena que inunda la plenitud del universo.

Si la vanidad es vana
y el dolor deficiente,
por qué no aceptar
que la Tierra y la Luna
son simples satélites.

¿Si todo hombre es un hombre
y de su condición se reciente
el amor no será
esa vanidad que le duele?

Durante mi vida he apreciado en su debida valía el afecto de unas cuantas mujeres. Aún recuerdo los besos inocentes, las caricias parricidas; y siento que como en la mayoría de los casos, mi primer amor fue mi madre. El verdadero problema nació cuando, de alguna manera, ella osó corresponder a mi sospechoso apego.

Al ave que aleve vuela,
privada de sentimientos,
le es propicia la primavera
y le es mortal el invierno.

2

Yo tenía una salud de porcelana que dilataba las fiebres en estío y contraía mis pulmones en el invierno de frío. Yo tenía una salud de porcelana. Dulce, de color melón claro como las muñecas que mi madre vestía cuando niña. Las paredes no eran lo suficientemente gruesas como para privarme de los padecimientos y de las desgracias ocasionadas, sutilmente, por esta mi salud de porcelana china.

Como los jarrones de las vitrinas
como las figuras con sombrillas.

Mis pasos eran leves como la música que se escuchaba en casa. Mis pasos no eran pisadas, yo flotaba. Flotaba. Mis movimientos eran pasos de una danza cruel que alegraba los corazones de las visitas: los parientes y los amigos. Los grandes amigos de siempre que venían como impulsados por el tren, prestos a soltar una risa estrepitosa.

El pito que anunciaba su fútil llegada,
su fútil partida,
y de nuevo
la casa vacía.

Así paso el reflejo del cristal por sobre nuestras coronas encendidas… así creció mi amor, suave al tacto, incoloro, listo para ser contaminado.

3

Mi madre tenía el nombre de una espía soviética, bisilábico y grave, fácil de aprender y de olvidar. Yo era su pálida sombra, su sombra pálida y desgarbada; y era fiel a su regazo como son fieles los frailes al vino de la misa. Mi madre era una espada en la palma de los normandos,

Un poema sin rima,
una nota sin melodía.

Pasábamos las tardes viendo germinar al ruiseñor de la rosa, viendo declinar al día en las vespertinas horas de un lejano verano. Las tardes sarracenas, otomanas y lidias en Sardes, capital de los que andan siempre descalzos, siempre flotando. Acuérdate, madre mía, de los hermosos crepúsculos mediterráneos cuando íbamos a una de esas tantas iglesias asiáticas, sin cúpula, rodeadas de dunas en donde habitaba el fuego prohibido de nuestro preciado amor. Acuérdate de los reproches silenciosos, acuérdate, que si tú pierdes eso por mí, yo me veré obligado a escribirlo por ti.

4

La vida es como los rieles de un tren, no solo el sol los dilata, también es capaz de prolongarlos el contacto de las incandescentes ruedas de metal. Metal amarrillo que se expande hasta el infinito
y más allá.

5

Mi padre era como el Coloso de Rodas, de color bronce musgoso. Mi padre, él era como el coloso que había en Rodas, anclado en una vetusta ínsula con la mirada tendida en línea recta hacia el País de los Atlantes. Mi padre en un minuto identifico a mi madre y decidió partir de su pétreo retiro, porque mi padre ya no quería ser más una vulgar Maravilla.

Ellos eran dos personas, como siempre he dicho, y nada más que dos personas.

6

Si uno se detuviera de improviso como un poste de teléfono en medio de la calle y pudiera frenar los latidos de su propio corazón entonces uno se daría cuenta de que lo que queda [el silencio] no es silencio no es ruido ni respiro ni pasos ni cláxones no es ni siquiera lo que les iba a contar.

miércoles, 2 de junio de 2010

Parado en una esquina/a la mitad de una calle imposible/o en el momento exacto/en que el sol parpadee/cuando la línea de la vida/en mi palma se una

No seré.

Memoria

Se rompe un trozo
en el papel del tiempo
se escribe en una esquina
lo que hubieramos hecho
luego se dobla
como un barquito
y lo dejamos naufragar
en el olvido

Y en cualquier día
menos domingo
a la memoria se le acabará
el papiro
qué haremos sin hojas blancas
para escribir suspiros
los deseos y las ansias
los sueños de amor perdidos

martes, 1 de junio de 2010

Regresión

Yo tenía un padre
Una madre
Y un amor en cada verano
Desde los quince hasta los veinte años

Una vocación suicida
Como cualquier niño

Yo tenía un cuaderno con muchos renglones
Que nunca seguía
Una caligrafía horrible
Y un borrador de tinta

Yo tenía un televisor pequeño
Que después de la cena
Oscurecía
Y uno más grande prendido
En la tarde, en la noche
En todo el día

Yo tenía una fobia eterna
Al agua, a las alturas y a la cama
A las sombras que se ciernen en las almohadas

Yo tenía mis pesares
Mis vocales y mis amigos
Mi habitación, mi camarote
Y un nido

Pero sobre todo yo tenía
Un vientre, un cordón y un líquido
Que me unía desde el propio ombligo
Al tener mismo