El trípode de Helena es un blog personal, es decir, yo soy el único que escribe en él. En la parte superior de la columna derecha, verán mi retrato y debajo una descripción fantástica (curiosamente muy real) de mi carácter. Todo junto es Bisutería barata... A continuación, en Oropel imperial están organizadas las entradas según los temas recurrentes. Lo que hay es simplemente el fichero del blog. Siguen dos listas: Cinefilia y Bibliomanía, cuyos fines son fáciles de suponer. Luego, otras dos secciones Hits del blog y De uno en uno cuyas funciones están (para variar) demás definir.
Si a alguno de ustedes le intriga el título del blog, de click aquí o busque la respuesta en el "oropel" de Relatos. Si están interesados en descubrir más acerca de la sugerente imagén del encabezado, entren aquí o revise la primera entrada del "oropel" Pintura.
En fin, los saludo y les exijo que si tienen algo que decir, sea para bien o para mal, háganlo escribiendo algún comentario.

sábado, 13 de agosto de 2016

De documentales y celebración


No recuerdo en qué libro de Proust, el narrador pronuncia esa célebre frase sobre que nuestro corazón tiene la edad de lo que ama, pero si recuerdo que, al leerla, quede hondamente enternecido. Un sentimiento similar me produjo ver el documental sobre Leonardo Favio (Favio: Crónica de un director, 2016) que el argentino Alejandro Venturini ha hecho. A estas alturas de mi vida, ya no recuerdo cuándo ni en dónde es que vi cada una de las cinco películas de este director que están guardadas en mi memoria: Crónica de un niño solo (1965), El dependiente (1969), Soñar, soñar (1976), Gatica el mono (1993) y Aniceto (2008); lo que sí recuerdo es esa melancolía suave que desprendían sus personajes, todos tristes perdedores que habían tenido sus cinco minutos de éxito o fama y, luego, habían terminado devorados por el fracaso o la tragedia.  



Mi intención no es hacer un comentario crítico de la obra de Favio, tan influenciada por el neorrealismo italiano y la nueva ola francesa al inicio con esa trilogía en blanco y negro filmada en los sesenta, y que se decantó después por el melodrama desde fines de los setenta, con un tono muy similar al de las novelas de Manuel Puig. No. Lo que quiero, en cambio, es recordar a un pequeño maestro, un hombre que compartía con mi escritor favorito –si están leyendo esto y me conocen no es necesario que repita el nombre– esa inclinación por las "minuscias del corazón". (Un acierto de Venturini fue volver a llamar a los protagonistas de sus películas y hacerlos repetir las líneas contundentes que escribiera Jorge Zuhair Jury, hermano y guionista de Favio, para mostrar lo acertado que era en el casting y lo poético de su estilo). En su tierra natal se yergue una estatua, que como no podía ser de otra manera, no sostiene un micrófono en la mano, sino un megáfono, el megáfono del director.


Además, debo agregar un hecho personal. Esta fue la película N° 1000 que veo en una sala oscura desde que tengo el blog. Una película sobre otras películas. Nada mejor. 




P.D.: Al día siguiente vi una pela sobre el cine de esos mismos años en Brasil (Cinema Novo de Eryk Rocha, 2016). Lo mejor del Festival, para mí, este año, fueron los documentales.