El trípode de Helena es un blog personal, es decir, yo soy el único que escribe en él. En la parte superior de la columna derecha, verán mi retrato y debajo una descripción fantástica (curiosamente muy real) de mi carácter. Todo junto es Bisutería barata... A continuación, en Oropel imperial están organizadas las entradas según los temas recurrentes. Lo que hay es simplemente el fichero del blog. Siguen dos listas: Cinefilia y Bibliomanía, cuyos fines son fáciles de suponer. Luego, otras dos secciones Hits del blog y De uno en uno cuyas funciones están (para variar) demás definir.
Si a alguno de ustedes le intriga el título del blog, de click aquí o busque la respuesta en el "oropel" de Relatos. Si están interesados en descubrir más acerca de la sugerente imagén del encabezado, entren aquí o revise la primera entrada del "oropel" Pintura.
En fin, los saludo y les exijo que si tienen algo que decir, sea para bien o para mal, háganlo escribiendo algún comentario.

miércoles, 13 de agosto de 2008

La vita delle Festivale


Atonito, mirando la cantidad de películas que mi presupuesto no me dejaba ver, me aventuro por tercer año a visitar los recovecos de Latinoamérica en busca de Dios sabe que cosas. Recuerdo un ojo horrible degullendo bobinas como si fueran tallarines quemados. Bueno, me he cansado de escribir así que mejor los animo con un primer videillo, grabado por una gentil colaboradora de este espacio, aunque claro ella no lo sabe porque me he pirateado su material, en fin, aquí verán nuestro avistamiento de la actriz María de Medeiros la sensual Anaïs Nin de Henry and June (1990) o la pareja de Bruce Willis en Pulp Fiction (1994), jueza este año del 12 Festival Latinoamericano de Cine de Lima.


Y ese era el Diego, obsesionado por María. En fin si no la vieron no se preocupen, nosotros tampoco lo hicimos esa vez. A continuación, una pequeña apología del café, única bebida que nos permitió soportar esos días tan cinéfilos. Recomiendo ver la película de Jarmush: Coffee and Cigarettes (2003).


En la cola de la Sala Azul. Luego dicen que nadie va al Festival. Tuvimos que comprar las entradas con dos semanas de anticipación, sin embargo, Rosita, que nos acompaño el día anterior a ver una película gratis de Leonardo Favio (sí, el mismo de O quizas simplemente le regale una rosa...) logró conseguir la última entrada para esa función. Si tuviera esa suerte también hubiese podido ver Dioses (2008) de Josué Méndez.


Para acabar, el propio Lisando Alonso presentando su obra más reciente Liverpool (2008) con el nada peculiar humor que lo caracteriza. Felizmente no sucedio como con Te acuerda de Lake Tahoe (2008) en donde no fue el director sino la protagonista (Daniela Valentine) quien presento el film, una hora después la veríamos desnuda en pantalla gigante. Cuando la volvimos a ver afuera de la sala supimos porque había hablado tan intimidada.

Esas serian algunas ocurrencias de la fiesta del cine, que más parece jolgorio y que está bien. Agradezco de nuevo a la camarógrafa que pronto va a hacer una labor parecida en la tierra de Bergman. Cuidaos. No se pierdan.

1 comentario:

Allison Bellido dijo...

Días de cine, días de festival, días de café.