El trípode de Helena es un blog personal, es decir, yo soy el único que escribe en él. En la parte superior de la columna derecha, verán mi retrato y debajo una descripción fantástica (curiosamente muy real) de mi carácter. Todo junto es Bisutería barata... A continuación, en Oropel imperial están organizadas las entradas según los temas recurrentes. Lo que hay es simplemente el fichero del blog. Siguen dos listas: Cinefilia y Bibliomanía, cuyos fines son fáciles de suponer. Luego, otras dos secciones Hits del blog y De uno en uno cuyas funciones están (para variar) demás definir.
Si a alguno de ustedes le intriga el título del blog, de click aquí o busque la respuesta en el "oropel" de Relatos. Si están interesados en descubrir más acerca de la sugerente imagén del encabezado, entren aquí o revise la primera entrada del "oropel" Pintura.
En fin, los saludo y les exijo que si tienen algo que decir, sea para bien o para mal, háganlo escribiendo algún comentario.

viernes, 1 de octubre de 2010

El lugar de la política



Ayer fue el cocktail por la unión oficial de Claro y Telmex en el Perú. Eso fue en el Lima Polo Club.

Hoy es la reunión en casa de las Esclavas del Sagrado Corazón con una amiga que vuelve después de haber estado por Bolivia e Italia.

Mañana es Calabozos en el cuarto de la Red Literaria Peruana.

El domingo son las Elecciones municipales y regionales y el Referéndum.

He decidido votar por Lulú, por Juan Manuel del Mar y a favor de la retribución de las aportaciones que realizaron los fonavistas.

Creo que los que más han ganado con todo esto son los artistas y animadores. Me han invitado a más de un cierre de campaña de candidatos de Lima Metropolitana y también de los distritales.

Las reducciones eran como los municipios. Nosotros como los indios.

Toledo tiene la culpa.


Algo está desconectado por estos días. La cabeza de algo está como tapada por una bolsa. Y se está ahogando. El problema es que los que se asfixian son los demás. Es una asfixia pasiva. Otros se drogan con sus fantasías de poder y uno se tiene que contaminar con sus carteles, con sus lemas.

Creo que mi fin de semana, del jueves al domingo, es uno más, como siempre, de los mismos.

Al final, ir a votar es una actividad más dentro de mi proyecto findesemanesco.

Pero noto una pendiente negativa. Como si poco a poco fuese hundiéndome en esa insipidez ripia de lo nimio.
De lo cotidiano.

De lo mal llamado…

Humano.


P.D: y el Ecuador está en drogas.

No hay comentarios: