El trípode de Helena es un blog personal, es decir, yo soy el único que escribe en él. En la parte superior de la columna derecha, verán mi retrato y debajo una descripción fantástica (curiosamente muy real) de mi carácter. Todo junto es Bisutería barata... A continuación, en Oropel imperial están organizadas las entradas según los temas recurrentes. Lo que hay es simplemente el fichero del blog. Siguen dos listas: Cinefilia y Bibliomanía, cuyos fines son fáciles de suponer. Luego, otras dos secciones Hits del blog y De uno en uno cuyas funciones están (para variar) demás definir.
Si a alguno de ustedes le intriga el título del blog, de click aquí o busque la respuesta en el "oropel" de Relatos. Si están interesados en descubrir más acerca de la sugerente imagén del encabezado, entren aquí o revise la primera entrada del "oropel" Pintura.
En fin, los saludo y les exijo que si tienen algo que decir, sea para bien o para mal, háganlo escribiendo algún comentario.

lunes, 18 de octubre de 2010

Año Tercero (o Contra el Peruanismo de los Peruanos)

Quiero celebrar los tres años -retrasado- de este blog con el siguiente manifiesto defenestrado, esperando que contrarreste de alguna manera las imputaciones que me acusan de haberme vuelto un blando:


Ser peruano está de moda.
Vivir en el Perú es «super cool».
Nuestra gastronomía es la mejor del mundo.
Son 500 años de fusión.
Y morir en el Perú es aun más prestigioso
O cantar: me uniré en la tierra / contigo Perú.
Como si del culo de la Pachamama
Este aborto que está aprendiendo a gemir con presunción vana
Aquejado de una leve idiocia
Hubiera descubierto
Que no es tan feto como se creía
Que no es tan feo como se veía
Que no es la fe lo que le servía.

Hemos sido emancipados por estrellas de los deportes (boxeadores y surfistas)
Por cantantes (vernaculares y líricos) y chefs
Por noveles literarios y óscares dorados
Por industriosos antepasados sometidos a la servidumbre de un despótico tirano
Por la casa de verano de dicho tirano
Por las grandes firmas internacionales
Que han tenido la gentileza de reconocer al producto de su continua violación y estupro
A los que nacen en medio de la miseria y el lujo.

Hemos sido bautizados por lenguas extranjeras
Por tonadas arias, semitas y asiáticas
Por coros de máquinas expendedoras
Con sobrenombres cacofónicos y puteriles
Nos han coronado con aquellas reliquias en las que ya no creen
Y así los últimos grecolatinos, judíos y germanos
Del Orbe
Somos nos
Los indios (!) de la vagina de una exhausta.

Hemos crecido en medio de un nido de moscas
Y las cáscaras de las «bananas» que desde el otro lado de las rejas
Nos lanzaban
Han madurado tanto
Que nos han colmado
La piel del tambor de la panza
De larvas

Y hemos crecido
Tocando ese tambor
En un repicar furioso
Para ahogar las rabiosas lágrimas
Que han lustrado nuestras caras
Hasta darles ese acabado satinado
De las perlas oceánicas
Hemos muerto
Para alcanzar el tiempo del que ahora nos afanamos
Después de la batriacomaquía indiana.


(Mi yo poético y maricón:
Ser peruano está de moda.
Pero no –y esto es evidente- por lo que la nueva colección de trasnochados invente,
Sino por ese collar que forman
Cuando están cerca
En el espacio
Dos o más
Runas
).

Ser peruano / es una mierda / porque está de moda
Y la mierda se rebalsa, tarde o temprano, del wáter
Hasta inundar
Los baños
[Baja por las escaleras / baña las aceras]
Los perros
Son los únicos que la esperan
Y la ven llegar.

Jueliz aniversario, a ti.

No hay comentarios: