El trípode de Helena es un blog personal, es decir, yo soy el único que escribe en él. En la parte superior de la columna derecha, verán mi retrato y debajo una descripción fantástica (curiosamente muy real) de mi carácter. Todo junto es Bisutería barata... A continuación, en Oropel imperial están organizadas las entradas según los temas recurrentes. Lo que hay es simplemente el fichero del blog. Siguen dos listas: Cinefilia y Bibliomanía, cuyos fines son fáciles de suponer. Luego, otras dos secciones Hits del blog y De uno en uno cuyas funciones están (para variar) demás definir.
Si a alguno de ustedes le intriga el título del blog, de click aquí o busque la respuesta en el "oropel" de Relatos. Si están interesados en descubrir más acerca de la sugerente imagén del encabezado, entren aquí o revise la primera entrada del "oropel" Pintura.
En fin, los saludo y les exijo que si tienen algo que decir, sea para bien o para mal, háganlo escribiendo algún comentario.

domingo, 1 de febrero de 2009

Las migraciones existen, la muerte no

El día 30 de enero, que en el calendario litúrgico de la Iglesia Ortodoxa Serbia se celebra la festividad de "Los tres grandes jerarcas" (San Basilio el Grande, San Gregorio el Teólogo y San Juan Crisóstomo), terminé después de casi un mes y medio de leer Migraciones (1929, 1962) del escritor serbio Miloš Crnjanski. Eran, aproximadamente, las 4:30 de la tarde y las acacias florecían en alguna parte.


Miloš Crnjanski (o Cernianski como se lo suele traducir al español) nació el 26 de octubre de 1893 en Csongrád (actualmente Hungría), en una modesta familia del entonces reino de Serbia; tres años después se trasladó a la ciudad de Timişoara (Rumania). Su infancia y adolescencia transcurrieron entre los viajes y las lecturas de autores húngaros, alemanes y rusos. Fue hecho prisionero en 1914, para ser enrolado en el ejército austríaco y luchar contra su propio país, siendo éste uno de los grandes traumas de su vida. Concluida la Gran Guerra, estudió filosofía e historia del arte en Viena y se graduó en la Universidad de Belgrado. En 1928 fue nombrado agregado de prensa en la embajada en Berlín de la recién formada Yugoslavia. Al año siguiente empezó Seobe (es decir, Migraciones) y publicó la primera parte; escribir las otras dos partes le tomó veinte años más (las publicaría juntas en 1962). Como corresponsal viajó a España durante la Guerra Civil y se mostró simpatizante de los falangistas. Cuando los alemanes ocuparon su país, se exilió en Londres donde vivió precariamente. En 1965, pudo volver a Belgrado, donde Migraciones se había convertido en un clásico de la literatura escrita en serbo-croata. Enfermo, se encerró en su casa y rechazó todo alimento, motivo por el que falleció en 1977.

El libro que leí habla sobre el desencanto de todo una nación y de toda una época: la muy ortodoxa Serbia y el rococó Siglo de las Luces. En particular sobre la familia Isakovich y su épico éxodo guiando a su pueblo desde las tierras incendiadas por los turcos hasta la Pequeña Rusia.
Libro recomendable y hasta ahora la más voluminosa de mis lecturas: 919 páginas.
Sólo para aficionados de la historia, la geografía y la religión. Y por supuesto... de la literatura.

Nota: Curiosidades aparte, al protagonista Pavle Isakovich -húsar y viudo- le gustaba mucho la vida de San Juan Crisóstomo y durante la novela conoce a una Eudoxia con la que mantiene una relación de amor-odio muy intensa. Por eso creo que anteayer también fue su día.


No hay comentarios: