El trípode de Helena es un blog personal, es decir, yo soy el único que escribe en él. En la parte superior de la columna derecha, verán mi retrato y debajo una descripción fantástica (curiosamente muy real) de mi carácter. Todo junto es Bisutería barata... A continuación, en Oropel imperial están organizadas las entradas según los temas recurrentes. Lo que hay es simplemente el fichero del blog. Siguen dos listas: Cinefilia y Bibliomanía, cuyos fines son fáciles de suponer. Luego, otras dos secciones Hits del blog y De uno en uno cuyas funciones están (para variar) demás definir.
Si a alguno de ustedes le intriga el título del blog, de click aquí o busque la respuesta en el "oropel" de Relatos. Si están interesados en descubrir más acerca de la sugerente imagén del encabezado, entren aquí o revise la primera entrada del "oropel" Pintura.
En fin, los saludo y les exijo que si tienen algo que decir, sea para bien o para mal, háganlo escribiendo algún comentario.

jueves, 14 de febrero de 2008

Naruto-chifa-Risk-ron-cuento... ¿cuentos?

El sábado pasado, mientras terminaba de ver la primera temporada de Naruto* (sí, ya sé que estoy bastante atrasado), recibí una llamada que me sacó del letargo habitual. Un grupo de gente (más de la mitad desconocida para mí) se iba a reunir en la noche para ver quien de entre todos podía conquistar el mundo. Yo, fanático furibundo de Pinky y Cerebro decidí acoplar mi agenda al crepuscular plan (deben disculpar el tono, ha ser por la atmósfera fresita de hoy). Bueno, con todo, continué dañando mis retinas con la luminiscente pantalla hasta entrada la noche. Traté inutilmente de componer mi semblante, y partí. Fue una suerte (como se verá luego) que la casa del anfitrión quedará relativamente cerca a la mía. Llegué al lugar del encuentro justo como para iniciar las Completas**. Inmediatamente, arribaron los otros "conquistadores de mesa". Uno de los peregrinos del Camino y sus tres camaradas. Poco he de agregar de ellos: el que parecía el más serio, terminó hablando en el chifa de burros; otro, extremadamente delicado, quería salir de la capital a través de cualquier retiro; y el tercero, se moría de calor (y al parecer empató de una manera poco clara con su peregrino amigo). Una falta de coordinación o una ingenuidad muy grande, casi nos arruinan la velada; el motivo: no había ningún Risk***. Unas oraciones en tono recriminatorio, unos cuantos planes demasiado complejos y una sensación de que el tiempo se nos iba por gusto, me obligaron a tomar el partido de ir por mi juego. La chanchita para el taxi y listo, media hora más tarde todo estaba solucionado. De ahí al chifa, (que conocí el primer día de este año) pequeño y cómodo, suficiente como para aplacar las ansias gastrointestinales de los seis. Una conversación lenta, plagada de sarcasmos (al menos por mi parte), nos obligó a terminar rápido. Luego, la caminata hacia la licorería en busca del trago, con fines digestivos, claro está. La compra del ron, las gaseosas y ya estabamos listos, los preparativos para la campaña habían concluido. Podía comenzar la guerra.
La partida se inicio muy animada. A pesar de que duró (según esta escrito en los anales), hasta las 8 de la mañana del día siguiente, yo sentí que la primera mitad se fue en un santiamén. En fin, son cosas del alcohol y del Risk. Aquí va lo que recuerdo acaeció:
1° Alguien se quitó el polo.
2° Alguien derramó algo.
3° Alguien elogió a Fito y quería llevarse mi disco.
4° Yo comence a tomar sin tino.
5° Yo me alié con el anfitrión.
6° Yo ataqué sin piedad a alguien y el peregrino usó este ataque para ponerlo en mi contra.
7° Empezo el cuatro contra dos.
8° Me dí cuenta que iba a perder.
9° Perdí y me dí cuenta que estaba ebrio...
10° Perdí el conocimiento.
Los sucesos que siguen me los han relatado:
11° Me fui al baño.
12° El anfitrión perdío.
13° El peregrino y el anfitrión me auxiliaron.
14° El anfitrión se fue a dormir y los otros cuatro continuaron el juego.
15° Al final, llegaron a un "empate" en el que el peregrino tenía Oceanía y el chico con calor el resto del mapa.
Como ven así termino todo. Al día siguiente me levante (estaba tendido en el baño, con una manta y un polo del magis) y sólo ví al anfitrión. El resto se había ido. Tampoco él los había visto partir. Vimos a Rocko y a Ed Cabezagrande en la tele, después me pude bañar y, de ahí, lo más paradójico del mundo, terminamos yendo a la iglesia a eso del mediodía. El zoológico estaba lleno de gente, y eso estuvo bien, porque generalmente no se ven tantos especímenes juntos. A la vuelta, nos burlamos un poco de este día (14/02) y de sus implicaciones, y logramos concretar un proyecto común: hacer un cuento entre tres, el peregrino, el anfitrión y yo. Ayer, justo les envié las reglas y supongo que el proyecto ya esta siendo ejecutado. Por último, cuando pensé que todo acabaría, fui a casa de mi padrino (donde estaba mi papá) y mis primos me pidieron que les enseñara a jugar. Aburrido y con sueño, esa partida también la perdí.

* Naruto: Anime cuya primera temporada tiene 220 episodios de aprox. 23 minutos cada uno.
** Completas: Última de las horas canónicas, a las 21.
***Risk: Juego de estrategía militar que consta de un tablero con el mapa del mundo, fichas de los ejercitos, tarjetas y cinco dados. Inventado en los 50's.

1 comentario:

Samurr dijo...

Interestinghtr post
.