El trípode de Helena es un blog personal, es decir, yo soy el único que escribe en él. En la parte superior de la columna derecha, verán mi retrato y debajo una descripción fantástica (curiosamente muy real) de mi carácter. Todo junto es Bisutería barata... A continuación, en Oropel imperial están organizadas las entradas según los temas recurrentes. Lo que hay es simplemente el fichero del blog. Siguen dos listas: Cinefilia y Bibliomanía, cuyos fines son fáciles de suponer. Luego, otras dos secciones Hits del blog y De uno en uno cuyas funciones están (para variar) demás definir.
Si a alguno de ustedes le intriga el título del blog, de click aquí o busque la respuesta en el "oropel" de Relatos. Si están interesados en descubrir más acerca de la sugerente imagén del encabezado, entren aquí o revise la primera entrada del "oropel" Pintura.
En fin, los saludo y les exijo que si tienen algo que decir, sea para bien o para mal, háganlo escribiendo algún comentario.

lunes, 24 de mayo de 2010

Versos misóginos

Yo no sé tratar a las mujeres
Porque la primera mujer que tuve entre mis brazos
Me trato muy mal y se fue muy lejos
A su coraza de cristal pulido
No sin antes mirarme fijo a los ojos
Con sus ojos fríos
Y decirme que ya no era
Su hijo

Yo no sé tratar a las mujeres
Porque la segunda de las mujeres que me vio de niño
Se había comido su corazón cuando joven
Y vivía desde entonces
En el centro de un palacio lúgubre
Rodeada por los centinelas a los que había dado la orden
De disparar a matar

Yo no sé tratar a las mujeres
Porque la tercera mujer de mi vida había nacido
Bajo mi deturpada sombra
Y mi sombra la acosaba en sus terribles sueños
Por eso decidió
Asir la espada y decapitarla
Guardar sobre su velador la tiesta macabra
Y macabra arrullarse con sus ronquidos

Yo no sé tratar a las mujeres
Porque la cuarta la quinta y la sexta
Fueron lo mismo que las tres primeras
Porque ninguna ninguna de ellas
Vale más de lo que he escrito

Yo no sé tratar a las mujeres
Porque la séptima no era mujer
Y aunque la octava se superpuso tan bien encima
Terminé por asimilarlas a ambas
En mi diosa esteparia de la cacería
Ahora está conmigo y se sienta a mi lado
Porta la helada de mi interior vacío
El tiempo propicio para su criminal oficio

De ahí dos puntos sobre una fina línea
La línea oscura sin trama
Se termina
Y yo sigo sin saber
Si el amor es cinergético
Si es que existió alguna vez en el mundo
Si es que me he perdido de gran cosa
Y yo continúo
Leyendo
Algo que no necesito haber leído
Y yo sigo a pesar de la estirpe de ella
De la primera

Yo no sé tratar a las mujeres
Porque ninguna mujer me ha hecho gracia
Pero qué digo estoy mintiendo
Yo no sé tratar a las mujeres
Porque nunca se han comportado
Las mujeres
Como mujeres
De verdad

No hay comentarios: