El trípode de Helena es un blog personal, es decir, yo soy el único que escribe en él. En la parte superior de la columna derecha, verán mi retrato y debajo una descripción fantástica (curiosamente muy real) de mi carácter. Todo junto es Bisutería barata... A continuación, en Oropel imperial están organizadas las entradas según los temas recurrentes. Lo que hay es simplemente el fichero del blog. Siguen dos listas: Cinefilia y Bibliomanía, cuyos fines son fáciles de suponer. Luego, otras dos secciones Hits del blog y De uno en uno cuyas funciones están (para variar) demás definir.
Si a alguno de ustedes le intriga el título del blog, de click aquí o busque la respuesta en el "oropel" de Relatos. Si están interesados en descubrir más acerca de la sugerente imagén del encabezado, entren aquí o revise la primera entrada del "oropel" Pintura.
En fin, los saludo y les exijo que si tienen algo que decir, sea para bien o para mal, háganlo escribiendo algún comentario.

viernes, 28 de mayo de 2010

Ejercicios de retórica lírica

Recojo estos cuatro textos anteriores al 2008 porque no me gustaban, porque están escritos «a la manera de» y eso me delata, no son originales, son copias que no parecen soportar el examen más bienintencionado. Ni emoción autentica, ni pericia, aquí están sucesivamente mi Barroco (Calderón), mi Ilustración (Voltaire), mi Romanticismo (Chateaubriand) y mi Decadentismo (Huysmans). Aquí mi Edad Moderna completa, crítica y despiadada que duro desde mis 16 hasta mis 19 años.

Sonido

¿Vibra el calderón de los silencios
Cuando se quiebran los capiteles persas
Entre sátrapas engalanados
De especias oscuras y frescas?

¿Es acompasado el fin de los cristianos:
Apología apolínea del apostolado,
Evangelio sagrado de los condenados
O rito solar de Heliogábalo?

Vita Christi (o los Cuatro Pecados Teologales)

Ódienme
Y no los odiaré
Escúchenme
Y no podrán dejar de hacerlo
Ámenme
Y los veré sufrir
Mátenme
Y rezaré por todos ustedes
Allá en el Cielo.

Gorgona

He visto a la vergüenza de frente
Mirándome
Desde atrás de sus dedos delgados
La he visto sollozar en silencio
Por culpa de sus pasados pecados.

He visto a la vergüenza de frente
Y tengo el corazón helado.


Ars praedicandi

Cuatro personas / equidistantes
Una al lado de la otra
Sentadas
Un vaso repleto de agua, un micrófono
HABLAN

(Contra)

Cuatro personas / sin distancia
Tres de ellas / formando un triángulo
Concentradas
La otra / formando una cruz
Echada
Un clavo ungido, un martillo
CALLAN

(Ustedes disculparan / al menos
Ya que no hacen / nada
Si les pido silencio
Por favor no
APLAUDAN)

Como dice Sánchez Barbero, en sus Principios de Retórica y Poética (1805): «las reglas no pueden hacer que se exprese con calor lo que se siente con frialdad».

No hay comentarios: