El trípode de Helena es un blog personal, es decir, yo soy el único que escribe en él. En la parte superior de la columna derecha, verán mi retrato y debajo una descripción fantástica (curiosamente muy real) de mi carácter. Todo junto es Bisutería barata... A continuación, en Oropel imperial están organizadas las entradas según los temas recurrentes. Lo que hay es simplemente el fichero del blog. Siguen dos listas: Cinefilia y Bibliomanía, cuyos fines son fáciles de suponer. Luego, otras dos secciones Hits del blog y De uno en uno cuyas funciones están (para variar) demás definir.
Si a alguno de ustedes le intriga el título del blog, de click aquí o busque la respuesta en el "oropel" de Relatos. Si están interesados en descubrir más acerca de la sugerente imagén del encabezado, entren aquí o revise la primera entrada del "oropel" Pintura.
En fin, los saludo y les exijo que si tienen algo que decir, sea para bien o para mal, háganlo escribiendo algún comentario.

jueves, 13 de febrero de 2014

Abdero


¡Oh, Abdero!
¡Abdero dime!
(Hermano en la desgracia de Acteón).
¿Qué se siente perder la carne entre las fauces de hermosos corceles?
Hijo de la batalla,
favorito de Heracles,
¿a quién le suplicaste cuando te consumían vivo?
¿a qué dios del Olimpo?, ¿qué antiguo lamento
recordaste?
¿Qué se rompió antes
tu alma o tu corazón,
tu corazón o tu sexo,
tu sexo o tú?
(Los celos de Yolao condujeron las bridas a tus manos).
¿Hermes lloró tu perdida
o prefirió entregar los mensajes
de los curiosos que en la cima de un monte
se entretenían con tu desgracia?
Dime Abdero,
cómo se siente perder las uñas
trazando surcos en los lomos
de siete -nunca cuatro- yeguas furiosas,
que paladeaban con sus lenguas
el tuétano de tus huesos blancos
-perlas que adornaron el jardín de Diómedes-
librados al fin
a la intemperie, las lluvias y el sol.
(Ninguna metamorfosis te libro del dolor).
Dime Abdero, ¿cuál es el privilegio
de que un par de poetas malos
te piensen constantemente
desfigurado y muerto?

No hay comentarios: