El trípode de Helena es un blog personal, es decir, yo soy el único que escribe en él. En la parte superior de la columna derecha, verán mi retrato y debajo una descripción fantástica (curiosamente muy real) de mi carácter. Todo junto es Bisutería barata... A continuación, en Oropel imperial están organizadas las entradas según los temas recurrentes. Lo que hay es simplemente el fichero del blog. Siguen dos listas: Cinefilia y Bibliomanía, cuyos fines son fáciles de suponer. Luego, otras dos secciones Hits del blog y De uno en uno cuyas funciones están (para variar) demás definir.
Si a alguno de ustedes le intriga el título del blog, de click aquí o busque la respuesta en el "oropel" de Relatos. Si están interesados en descubrir más acerca de la sugerente imagén del encabezado, entren aquí o revise la primera entrada del "oropel" Pintura.
En fin, los saludo y les exijo que si tienen algo que decir, sea para bien o para mal, háganlo escribiendo algún comentario.

domingo, 11 de mayo de 2008

El arte del juego


Bueno bueno 1 2 3 probando... Después de una semana tan agitada retomo un poco las riendas de este olvidado blog y me pongo en el viejo y consabido plan de redactor de artículos (los recuerdos en un periódico escolar, un tercer puesto, un mirar y no mirar). En esta oportunidad señoras y señores, damas y caballeros, les comentaré acerca de un grupo de actores de teatro llamado La Tropa del Eclipse y de su última puesta en escena (que estuvo hasta hace poco en el auditorio de la Biblioteca Nacional), me refiero a Lúdicus, una historia de ensueño detrás de la risa.
Lúdicus es un espectáculo teatral de payasos, sin palabras, que recobra la escuela de los payasos clásicos, como los blancos (esos de los que me robé un traje de Pierrot), augustos (tan serios que provocan carcajadas), juglares (en este caso dispuestos hasta a zapatear), trombos (gorditos, torpes e inocentes) y vagabundos (a lo el Charlot de Chaplin). Asimismo, usa herramientas como el maquillaje, la música en vivo, el zapateo afro-peruano, las telas aéreas, burbujas de jabón gigantes y números de ilusión.
Con motivo del Festival de Teatro organizado por una universidad local pude ver una función (gratuita) de dicho espectáculo, hace aproximadamente dos semanas en el auditorio de mi casa de estudios -cuánta formalidad, Dios mio- y solazarme ante tal despliegue de fantasía y diversión.
Otra vez a ser niño y vivir de las ficciones, otra vez a creer en cuentos, en espejos, en mundos alternos. Hoy que las cosas no andan tan bien. Hoy que el escenario esta vacio y las tablas astilladas hieren los pies de los actores, vale la pena reír un poco... un poco y pensar como Bunbury que el teatro es más real que la realidad:

Y yo ,
la verdad no encontre
donde crei que estaba,
y en los sueños la vida
siempre fue tan real.

Actores de la "Tropa" en plena caracterización.

1 comentario:

musmuki! dijo...

Esa obra fue excelente, me encantó todo de ella, la vi en el Ella Dumbar tambien, ese dia salí de mi casa a las 6.30 y no llegue hasta las 11 pm masomenos, pero valió la pena totalmente.
Me encantó XD XD XD y desde ese día nació mi nuevo proyecto de vida: kiero ser mimo!!!!! XD wiiii XD, tienes razón el teatro siempre fue mas real que la vida... como no nos dimos cuenta antes?